M, de mínimos

Me subo al colectivo, me siento y en seguida empiezo a observar por la ventana.

Algunos amigos en la vereda, charlando, mirando la gente pasar. Una señora paseando al perro, un kioskero fumando en la calle, unos chicos que corren en la vereda. ¿Qué estarán pensando? ¿Se sentirán únicos en el mundo, como a veces me siento yo?

Conocemos la vida de los “grandes”, los escritores, los músicos, los actores, los Premio Nobel, los científicos, los que dejan huella, pero ¿qué hay de los otros?

De los “promedio”, los que transitan la vida sin ser conocidos más allá de su círculo, los que cumplen sus sueños, los que llevan a cabo sus ideas, los que se ríen y hacen reír. ¿Quién va a contar sus historias, quién va a plasmarlas en un libro, en una canción?

Me fascina lo chiquito, lo que no está en boca de todos, lo que yo puedo descubrir.

Estoy llena de relatos de distintas personas, todos importantes. Me ayuda escucharlos, internalizarlos, para valorar el esfuerzo ajeno, para activar el mío, para replantearme mi modo de vida, para ver el escenario desde otro ángulo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s