E de entrega

E de entrega, pero no, nada de “entregá el marrón” y esas cosas chanchas.

Hablo de entregarse al placer de vivir.

Entregarse al amor, al saberse amada y aprender a disfrutarlo.

Entregarse al placer de comer sin culpa, “sí, me comí tres porciones de pizza y ESTOY FELIZ”.

Entregarse a una siesta que llega sin planearse, tal vez porque nuestro cuerpo la estaba necesitando.

Entregarse a los mimos de tu familia, sentirse una nena chiquitita de vuelta sin por eso perder la independencia ganada.

Entregarse a la música, a bailar en medio de la calle sin darnos cuenta, o a cantar—en mi caso, gritar—la letra!

Entregarse a un buen libro.

Entregarse a una reunión con amigas a pura risa sin salir corriendo a tu próximo compromiso.

Entregarse a los besos robados.

Entregarse a las invitaciones a salir de la zona de confort.

Entregarse al AQUÍ y AHORA.

Entregarse a lo desconocido, sin miedos…

Entregarse al amor inesperado.

Entregarse a estallar de la risa, y también, entregarse al llanto.

Entregarse al universo, confiados en lo que tiene preparados para nosotros.

Entregarse a la meditación, al encuentro del cuerpo, mente y alma.

Entregarse a la sanación.

Entregarse a los cambios.

Entregarse a la intuición.

Entregarse sin preguntas, sin mucho alboroto, tan solo ir… entregados.

D de deseo

D de deseo, de eso que viene de adentro, de actuar sin responder a un orden preestablecido, a un deber… serte fiel a vos mismo. Andar caminos elegidos, disfrutarlos.

Imagen

Vivir siguiendo mi deseo…

Asumir lo que te pasa y vivirlo, dejarte llevar por lo que te mueve.

¡Cuánto tiempo me la pasé haciendo cosas sin pasión! Sin que salieran naturalmente de mí, sin que me den placer. 

Moverme de acuerdo al deseo es para mí lo opuesto a actuar conforme al deber. 

Ya no me ato más a lo que no me gusta.

Pruebo, descubro, elijo, me cambio de lugar, agradezco y disfruto el cambio.

¡Qué poderosas se vuelven las acciones cuando surgen del deseo propio!

Deseo irme de viaje, deseo romper con la rutina, deseo rodearme de gente que me llene el alma, deseo, deseo y deseo.

Imagen

Deseo que la naturaleza siga impactándome con su belleza todos los días…

El deseo no es libertinaje, no es un “hacé lo que quieras sin tener en cuenta las consecuencias”. Me quiero, me amo, deseo y actúo conforme a mi deseo. Peeeeeeeeeeeero (importante este “pero”) sin que ese deseo me lastime ni haga daño a los otros.

Deseo estar en paz conmigo misma y con el universo.

Deseo vivir nuevas experiencias.

Deseo cambiar de lugares, de perspectivas, ver con nuevos ojos la vida.

Deseo y me hago cargo de mi deseo. Lo observo, lo acaricio, lo disfruto, bailo con mi deseo.

Deseo que esta búsqueda interna, este juego con mi yo, no se acabe nunca.

Imagen

Deseo que estos juegos con vos nunca se terminen…

El deseo se encuentra con el desafío. Deseo romper estructuras, me animo al salto, al desafío, ya no le temo tanto (un poquito todavía sí) a lo desconocido.

Busco desafíos, me alejo del estancamiento, de aquello que no me permita crecer.

Deseo, desafío, quién iba a decir que la letra D iba a ser TAN simbólica..

C de creatividad

“Creer es crear”

La vida no se trata de encontrarte, sino de crearte

Ser creativa. Sos creativa. Déjate fluir. Cree en vos y creá.

¿Crear con qué? No soy buena pintando, dibujando… ¿cuál es ese lugar donde puedo desarrollar mi creatividad?

Me acuerdo de que cuando era chica intenté escribir el poema “70 balcones y ninguna flor” sin antes haberlo leído, pensando en cómo me imaginaba yo a esos balcones en un edificio altísimo y sin ninguna maceta llena de flores. Tenía alrededor de diez años y escribí el poema con el único objetivo de que rimaran las palabras, sin importar cuáles fueran las mismas. Se lo leí a mi mamá y a sus compañeras de la escuela donde trabajaba, todas maestras, y muchas de lengua. ¡Qué decepción se habrán llevado! Pero no importó, yo estaba contenta con haberme animado a escribir un poema con mi letra de nena de 10 años y mi birome violeta:

Setenta balcones y ninguna flor

       Setenta balcones y ninguna flor

       hay en ese edificio

       con ese esplendor…

       con olor a oficio.

      

       Setenta balcones y ninguna flor 

       no habrá nada, 

       que no vino ni un picaflor

       deben estar haciendo una pavada.

 

Tuve una etapa durante mi infancia y pre adolescencia donde escribía mucho, sobre todo cuentos cortos relacionados con jóvenes de mi edad, sus historias de amor y “golpes de suerte” en sus vidas tristes.

Todos los años mi madrina me regalaba un cuadernito nuevo con una birome para que escribiera libremente. Lo usaba como diario, le contaba mis deseos, mis frustraciones, los chicos que me gustaban y mis preocupaciones.

Imagen

También tuve cuadernos que llené con miles de frases motivadoras, esas que al leerlas me robaban unas cuantas sonrisas

Imagen

 

Nótese el “días en los que me aburro: sábados”

Imagen

 

En la escritura me siento tranquila, resguardada, puedo traspasar todo porque no hay límites. Soy yo con la birome, o las teclas de la compu. Expresarse, descubrir lo que se siente.

Escribir y después leerse. Ah, entonces esto es lo que siento. Entonces sí, me molesta esta actitud y necesito llenar páginas de descargo y liberarme, desahogarme y reencontrarme.

Me di cuenta de que cuando era chica escribía con más soltura, mayor frecuencia y con un disfrute despreocupado.

Es extraño ver cómo me pasé tanto tiempo preguntándome cuál era mi pasión, mi refugio y siempre lo tuve en frente. Creo que nunca aprecié la escritura tanto como ahora, cuando me reencontré con ella.

Otro:

Mi amiga

     Los amigos son especiales,

     ya que no hay otros como ellos.

 

    Siempre confían en vos

    y vos en ellos.

 

   Los amigos son lo mejor de la vida,

   pero lo mejor mejor de la vida

   sería que vos fueses mi amiga.

 

 

B de búsqueda…

Buscarse sin ayuda de mapas ni de GPS. Buscarse bien adentro, bucear dentro de uno mismo.

Buscar, revolver, encontrar eso en vos que te hace vibrar alto.

Buscar sin saber qué podés llegar a encontrar. Dejarte sorprender.

Atreverse a encontrarte, a sentir, a dejarse llevar.

Imagen

No importa en qué momento ni en qué lugar decidas buscarte, siempre que lo hagas a conciencia y con disfrute. Búscate en distintas situaciones. Tené distintas versiones de vos.

Vos sos esa que actúa así, y también asá, esa al que le gusta viajar y también quedarse quieta un tiempo en un lugar, esa a la que le toma trabajo expresar sus sentimientos, y la misma a la que le agarran repentinos ataques de amor y sale a gritárselo a todos.

Vos sos un ensamble entre la Victoria de ayer con sus miedos e ilusiones, la Victoria actual con sus planes y la Victoria de mañana…que quién sabe cómo será.

Sos todos esos pedacitos de colores que encontrás cuando salís a caminar, esas nubes rosadas que te hacen sonreir, y esa luna llena que cuando aparece te hace llorar.

Y lo mejor de todo es que esta búsqueda recién acaba de comenzar… 

Imagen

A de “a veces”

A de a veces siento que me como el mundo de un bocado, que estoy lista para enfrentar todo lo que el universo me ponga adelante. Y otras veces, me quiero hacer bolita como el bichito, llenarme de mimos y abrazos y dejar que todo pase.

“Que lo enfrenten otros, yo me quedo en mi cama tomando el té”.

Miro hacia atrás y observo la cantidad de obstáculos que pude vencer, pruebas superadas, algunas más difíciles que otras, pero todas aquellas que hicieron que hoy sea la mujer que soy.

A veces quiero gritarle a la vida que la comprendo, que entiendo su funcionamiento, que entiendo hacia dónde me quiere llevar, y le agradezco.

Otras veces me enojo, pataleo, quiero refugiarme en mí y llorar, llorar…

Con el correr del tiempo voy comprendiendo el sentido de estas “a veces”…

Aprender, comprender, para llenarme de luz y energía. Reflexionar, desahogarme para deshacerme de lo que mi ser no necesita. Entender ambas caras de la misma moneda, que soy yo viviendo esta vida, agradecer, valorar, y seguir…

Seguir volando cada vez más libre, cada vez más entera, cada vez más yo con mi esencia…

 

 

Este texto pertenece al desafío que decidí tomar este mes: Días de Abecedario

http://www.caminomundos.com/que-es-dias-de-abecedario/