De viajares y sentires..

Viajando se fortalece el corazón, dicen..

Viajando uno esta expuesto a muchas situaciones distintas que se suceden con gran rapidez cada día. Encuentros, reencuentros, despedidas. Escuchar historias que te llenan de vida, conocer lugares que uno no sabia que existían..

De todos mis viajes siempre vuelvo con una gran lección bajo el brazo. Un aprendizaje, una nueva mirada sobre la vida, una nueva perspectiva. A veces esa nueva vuelta de tuerca queda adormecida por un tiempo, hasta que recurro a ella cual as bajo la manga en alguna situación de la vida.

Emprender un viaje para mi tiene otro significado que dista del tradicional. No viajo solamente para conocer, viajo para aprender.

Aprender a ver con otros ojos, a vibrar nuevas sensaciones, y regresar con nuevas energías..

Cada vez con mas fuerza noto la forma en que se disfruta mas de un lugar o del otro según como uno se sienta..

Una de las cosas que aprendí hasta ahora es que si te vas a despedir de alguien a quien queres con todo el corazón, lo mejor es ir a un lugar lleno de gente, rodeada de cosas lindas  de colores y donde tu mente pueda descansar un ratito.

Me habían recomendado visitar Catamarca, ‘anda a Santa Maria’, ‘anda a Belen, a Londres’

Fui a esos lugares, con excepción del ultimo, y no los disfrute. No porque no sean lindos.. cualquier lugar rodeado de cerros de colores no puede menos que mágico para mi.. Creo que lo que me paso es que no los viví

“Para el que mira sin ver, la tierra es tierra nomas” dijo Atahualpa Yupanqui alguna vez

Yo no vi mas que lo que mi alma me dejo ver esos días. Fue como si mi pena se hubiera apoderado de mi y no me hubiera dejado disfrutar de los colores que veian mis ojos.

Es cierto que en esos momentos uno no la pasa muy bien. Pero, al mismo tiempo, son necesarios. Todo camino tiene sus traspiés, que son los que nos hacen levantarnos con mas fuerzas, confiados de que podemos seguir tirando para adelante.

Para seguir con la historia, al día siguiente me tome 3 micros al hilo:  el primero de Santa Maria a Belen, el segundo (cuando me di cuenta de que no me iba a quedar en Belen), desde ahi hasta San Fernando del Valle de Catamarca, y otro a Tucuman.

Despues de subir y bajar, de cargar y decargar la mochila, de llenar de agua caliente el termo para el mate que nunca tome, llegue muy temprano y sin saber donde me iba a quedar. Espere que amaneciera para salir a buscar hostel.. Cuando estas a la espera del amanecer durante 4 horas, el primer rayo de sol se festeja con una alegria inmensa.

Esperaba pasar 2 noches en Tucuman, ‘total.. no había nada para hacer’.. y pase 5 noches enteras descubriendo las increíbles sorpresas que el Jardín de la República tiene escondidas..

Pinte murales con Acción Poética , volé en parapente, hice mountain bike, visite a mi amiga y a su hija Paloma, comí las imperdibles empanaditas tucumanas y viví.. sobre todas las cosas, viví y fui muy feliz.

Ayer me fui de Tucuman con el corazón llenisimo y las penas aliviadas.. hasta la mochila estaba mas liviana!

Coincido:”Viajando se fortalece el corazón..”  con lo alegre y lo triste.

Saludos!

Anuncios

2 thoughts on “De viajares y sentires..

  1. CLARÍSIMA LA VISIÓN DE LO QUE OCURRIÓ.
    DE ACA SE SINTIÓ ASÍ , QUE TUCUMÁN LO DISFRUTASTE Y CATAMARCA LA MIRASTE SIN VER PORQUE TU CORAZÓN ESTABA TRISTE Y NUBLABAN TU VISTA.
    TODO PASA Y VUEVE A COMENZAR.
    TE EXTRAÑO MUCHO !!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s